martes, 18 de marzo de 2014

Miguel Caiceo, un gran actor que hace de humorista.(*)



Por Juan Mellado (*)

Conocí a Miguel Caiceo en el verano de 1991 y hasta hoy. Quiero decir que a pesar de los años aún conservamos esa vieja amistad, lo cual no es una cosa baladí a tenor de lo poco que duran las relaciones en esta jungla de intereses que es la vida. Por cuestiones profesionales he entrevistado a Caiceo como el Kamasutra, en todas las posturas. Radio, prensa y televisión han sido testigos durante más de 20 años  de las entrevistas y reportajes que le hacía cada vez que se acercaba a su Chipiona. Lo más interesante de ello es que siempre tenía algo nuevo que decir.

Caiceo conoció el boom de su personaje más famoso de Doña Paca o La Paca de Chipiona, pero ya hacía bastantes años que tenía un interesante curriculum con el teatro clásico o la zarzuela. El personaje de Doña Paca fue todo un impacto mediático pero gracias a Dios Caiceo supo no morir de éxito  y por eso aún goza del honor de trabajar en lo que le gusta, en este noble arte de Talía .

Para mí, Caiceo es un gran actor que un día tuvo que hacer de humorista para darse a conocer en el difícil mundo de la farándula. Tiene Miguel, personajes en su carrera que son todo un símbolo de filosofía de vida. Ahí está el personaje del Sr. Manuel, un dicharachero viejo verde que diera a conocer en La radio de las sábanas blancas, Parada en la 1 o Cine de Barrio, y que es ni más ni menos que un trasunto de su padre, Don Miguel Caiceo senior, un hombre admirable.

Conocedor del drama y la comedia, aún recuerdo a Miguel con su éxito de la obra de Jardiel `Poncela “Usted tiene ojos de mujer fatal” en la que bordaba el personaje del mayordomo Osidori o sus últimas apariciones en las zarzuelas La Reina Mora y Alma de Dios. Es ahí en este tipo de personajes donde Caiceo se supera y  desvela como un magnífico actor de grandes recursos aún no suficientemente  explotado por los productores.

Otro valor que admiro y reconozco en Caiceo es su inmenso amor por la cultura en general. Su interés por aprender  cosas nuevas día a día y sobre todo por compartirlas con los demás.

En el terreno personal guardo muy buenas vivencias con Miguel. Hemos estado muchas veces juntos en lo bueno y en lo malo y agradezco el saber que tengo en él a un amigo sincero fuera de la a veces podredumbre del mundo de la farándula.

Conservo momentos entrañables de nuestras tardes en la chipionera playa  de La Canteras, de nuestro campito, de las tertulias con sus padres en la terraza de su piso de Virgen de Regla o de los paseos nocturnos regados con buen vino y exquisita  comida de la zona junto a otros buenos amigos.

Recuerdo con cariño su tienda de antigüedades del viejo Madrid en la calle del Bastero. Su entrañable piso de la calle Humilladero, lugar de tertulias y buenas cenas. Su casa museo de la sevillana calle Diamela, con una paz solo interrumpida por los bellos tañidos de las campanas de las iglesias…

Pero a lo que más cariño le tengo, con todo, es a su eterna amistad que cultivamos día a día y que no empaña el tiempo ni la distancia kilométrica.

Miguel Caiceo, artista, humorista, actor, pintor, anticuario, buena persona, compañero y sin embargo amigo.

 

(*) Juan Mellado ha sido corresponsal de prensa de Diario de Cádiz y periódicos del Grupo Joly. Actualmente es colaborador de Radiotelevisión Municipal de Chipiona, Redactor Jefe de Sevilla Press y editor de Chipiona Noticias. En los últimos tiempos está centrado en temas de investigación histórica.

Miguel Caiceo, un  gran actor que hace de humorista.-(*), es un texto incluido en su libro de memorias “Historia de un sueño”

 

 

domingo, 16 de marzo de 2014

Manual incorrecto del corresponsal de prensa de pueblo.-


 
Por Juan Mellado.

 

Después de muchos años de ejercer el periodismo sin título me atrevo a dar unas nociones, por supuesto incorrectas, sobre las normas de actuación de un corresponsal de prensa de pueblo.

1)    Convivir con los gabinetes de prensa, sabiendo que te venden un producto algunas veces no apto para el consumo. Los gabinetes dan de comer a los “cochinos” mucha pitanza para que, una vez hartos, no busquen comida en otras fuentes.

2)    Que esos gabinetes no te marquen la agenda, se las marcas tu a ellos con las noticias que publicas.

3)    No permitir en ningún momento ruedas de prensa sin preguntas.

4)    No permitirte No preguntar en una rueda de prensa con preguntas. Es una dejación de funciones humillante. Los periodistas que no hacen preguntas, serán cualquier cosa menos periodistas.

5)    Visitar todos los días, o estar en contacto directo, con los alcaldes, concejales de gobierno y oposición y  agentes sociales, preguntarles por su agenda y si tienen una noticia destacable para publicar.

6)    Publicar noticias, ya sean buenas o malas, pero publicarlas.

7)    Nunca desvelar tus fuentes de información, eres un referente que no puedes defraudar.

8)    Si tienes una pareja, familiar o amigo que te aconseja que no publiques algo porque le puede perjudicar, lo mandas directamente a tomar por el culo. Si te pide eso, no es tu pareja, familia ni amigo. Para eso mejor los enemigos.

9)    Cuando no hay noticias se provoca. Ojo, he dicho se provoca, no que se invente. Hay temas debajo de la mesa que necesitan un periodista que provoque su publicación.

10)  Utilizar siempre la grabadora porque la mente es frágil, no sólo la de uno, sino principalmente de quien hace las declaraciones. Cuando vienen los problemas es muy fácil echarle la culpa al periodista. En ese momento la prueba del “crimen” te salva.

11)  Hay que hilar muy fino cuando un particular viene a ti a plantearte una cosa que para él es noticia. Muchas veces tras eso se esconden enfrentamientos personales con otros particulares o con instituciones sin tener fundamento.

12)  Al mismo tiempo no dejar sin voz a cualquier ciudadano que se lo merezca, no sin antes informarle de las repercusiones de lo que denuncie.

13) Contrastar todas las acusaciones graves o informaciones delicadas antes de publicarlas, es una de las máximas del periodismo.

14) Normalmente en las ruedas de prensa lo políticos te venden una moto infumable con discursos vacíos de contenido. Después de dejarles hablar, el corresponsal le debe pedir respetuosamente que entonces te respondan al qué, quién, cómo, cuándo, dónde y porqué, con el que puedas construir una noticia mínimamente decente.

15)  Un corresponsal de pueblo no es Superman ni el Capitán Trueno. Hay veces que por estrategias y a cambio de otras informaciones más válidas acuerdas no publicar algunas o retrasar su publicación.

16) No permitir el retraso reiterado e injustificado de los políticos en las ruedas de prensa que convocan. Si eres un periodista que perteneces a una empresa privada, la empresa que te paga no merece ese trato vejatorio. Si lo eres de una empresa pública de comunicación, no se puede permitir ese robo descarado de los que tiran con pólvora ajena.

17)  Intenta que todas las noticias que publiques tengan testimonio gráfico, no es que una imagen valga más que mil palabras sino que ayuda bastante a la comprensión del texto.

18) Con los políticos y en general todas las personas que generen noticias, amistades las justas. Hay veces que confunden el tocino con la velocidad y se creen con derecho a influenciar sobre ti.

19)  Un corresponsal de pueblo, ni tan siquiera un periodista del País o de la Cadena SER, no tiene por qué ser Licenciado en Ciencias de la Información, pero es una condición sine quanun que tenga una cultura general que le permita ejercitar con decencia y profesionalidad esta actividad.

20)  Hay noticias de interés general que dada su trascendencia pueden perjudicar a tu pueblo su publicación inmediata. En orden a ese perjuicio puedes dar un margen para que los afectados arreglen el problema. Si después de ese tiempo prudencial el problema no se ha solucionado, la noticia se publica y la que sea puta y bruja que cruja.

21)  No hay peor censura que la autocensura. El corresponsal no puede caer en esa trampa tendida por personas de “bien” totalmente sibilinas.

22)  El intento de censura por otras personas u organismos debe ser un acicate para publicar la noticia de inmediato. Es una demostración de profesionalidad y de aviso de navegantes.

23)   El corresponsal no es infalible y hay veces que se equivoca o esa equivocación parte de la redacción central. En muchas de esas ocasiones los medios son reacios a rectificar y el corresponsal puede encontrarse en una difícil situación de resolver pero ese riesgo debe asumirse como propio de la profesión.

24)  El corresponsal de prensa es una persona que pertenece a un medio determinado con una ideología y unos intereses comerciales, hay que saber navegar entre esas aguas.

25)   Observar siempre el derecho a réplica, no nos convirtamos en los mismos censores a lo que criticamos.

26)   Ya que la objetividad plena es imposible, para qué nos vamos a engañar, siguiendo a Andrés Aberasturi hay que ser honestos y coherentes con lo que escribimos o hablamos.

27)  Si te interponen una querella no te asustes, bueno sí, por lo menos preocúpate, pero es algo que ni quita ni pone moda. En caso que no estés dispuesto a asumirlo dedícate a otra cosa.

28)  Tienes por obligación leer lo que publica la competencia y guardar con ellos el equilibrio en las relaciones. Por lo menos inténtalo aunque con algún  impresentable no se pueda.

29)   Como corresponsal de prensa No eres dueño de la noticia. Más arriba hay un redactor jefe o un director que pueden decidir por ti. En ese caso cada vez que envíes una noticia reza un Padre Nuestro para que todo salga bien. Las cosas desde la frialdad de la Redacción se ven desde otra forma.

30)  Como conclusión reseñar, que es difícil guardar la observancia de estas normas. Que seguramente algunas pueden caer en contradicciones con otras. No somos perfectos ni pretendemos serlos.

 
Como bien dice su título, este es un manual incorrecto por lo que dentro de ello no tiene cabida el periodismo amable.

domingo, 24 de noviembre de 2013

Prostitución española en la isla de Juana.-



 

 
Por Juan Mellado.-

Desde hace bastantes años es muy recurrente el hablar con muy mala uva y sensacionalismo de los casos de prostitución en Cuba, la Mayor de Las Antillas, también llamada por Colón la Isla de Juana. Muchos han sido los artículos de prensa, reportajes de tv, conferencias y debates sobre este tema tan espinoso y a la misma vez tan universal. No faltan tampoco los chascarrillos(1) sobre este triste negocio de la carne en los que se pone en solfa la dignidad e integridad de cubanas en lo que se refiere a la prostitución femenina. Así la mayoría de las veces en estos foros solo se ve  la paja en ojo ajeno y no la viga en el ojo. Por eso cabe decir que al menos en España al hablar de la prostitución en Cuba los españoles hemos sido si no tristes iniciadores al menos fomentadores y promotores de esta profesión en la Isla.

Existe bastante documentación de la existencia de putas españolas en Cuba y más concretamente en La Habana desde hace varios siglos en el ejercicio del llamado oficio más antiguo del mundo.

Podemos remontarnos a los primeros viajes de Cristóbal Colón al Nuevo Mundo. Recordemos que en el tercer viaje que partió de Sanlúcar de Barrameda (1497-1498) le acompañaron  30 españolas, a petición de los reyes Isabel y Fernando, que a buen seguro no serían las mujeres de los marinos sino dedicadas a ayudar a soportar las penalidades de tan largo viaje. No obstante, según el historiador Juan Francisco Maura, ya se ha constatado presencia femenina en el segundo  viaje(1493/94)  que iban en los barcos y que ocasionaron problemas entre la tripulación y algún otro historiador, quizá con menos rigor sostiene que mujeres podrían  haber participado en el primero. Se desconoce con exactitud cuántas partieron hacia América y a su vez qué número de ellas a Cuba porque muchas no figuran en los registros y otras viajaron ilegalmente, pero entre 1509 y 1607 se han contabilizado 13.218 pasajeras, y se supone que con desigual fortuna.

Parte del trasiego hacia América se debe a una orden de la Corona  que ya en 1515  obligaba a cargos y empleados públicos a embarcarse con sus esposas, aunque a partir de 1550, muchas viajaron solas buscando al cónyuge que no siempre encontraron  o llevadas por otros bajo fórmulas de criadas, amigas o institutrices (2).

 

La prostitución indígena

Si bien en las primeras incursiones conquistadoras de España a la isla de Juana, los colonizadores vinieron acompañados por algunas mujeres que servían a sus placeres sexuales, a partir del momento en que se decide el asentamiento español en Cuba, se hace manifiesta la intención de la Corona de ir creando las bases de un sistema familiar sólido basado en las leyes de Dios, y de la propia Corona, claro.

En relación con este asunto, el investigador Leví Marrero, en su libro Cuba, economía y sociedad, reflexiona:

Precisamente, y anterior a la mencionada “cabaña de servicios sexuales” de Diego Velásquez, se tienen noticias de que la prostitución en la isla comenzó con esas mujeres que venían en los barcos españoles y que eran, según  fuente consultada por Rosa Miriam Elizalde, “numerosas alcahuetas y mujeres del mal vivir escapadas de las garras del Santo Oficio”

En fecha tan lejana como 1494, en el segundo viaje de Colón a las tierras americanas, se hallan los primeros rumores de disturbios y trifulcas entre los tripulantes poco antes de avistar la costa sur oriental, con motivo de rifas para el uso sexual de algunas españolas que venían en el barco y una media docena de indígenas que fueron subidas a bordo en  la isla de San Salvador (según Colón) o Guanahaní (como llamaban los indígenas a República Dominicana).(3)

Así ya en 1550 la llamada de América contagió a toda la población y las solteras no se arredraron ya que fueron el 60% de las que emigraron, ricas, pobres, religiosas, prostitutas o aventureras. En el Siglo XVI de los 45.327 viajeros a América registrados en Andalucía 10.118 fueron mujeres(4)

Mucho más adelante en el tiempo, en el periódico La Vanguardia (5) el 11 de julio de 1914 se alerta de la existencia de mafias dedicadas a exportar prostitución de Europa a Cuba. “Agentes expertos, particularmente franceses, burlando la ley de inmigración, seducen y conquistan en Europa a muchachas frágiles y las traen al mercado de Cuba”.  Como quiera que la noticia se refiere a Europa no es de extrañar que fueran españolas también las engañadas a tenor de la gran fluidez de comunicación que había entre la ex colonia y la metrópoli desde diversos puertos españoles.

Según un estudio de Alberto J. Gullón Abao(6) (Universidad de Cádiz),  “parece ser que la mayor parte de las prostitutas extranjeras procedían, con excepción de las españolas, del arco caribeño, lo que evidencia que se mantienen las mismas redes que existían en la época colonial”

En el trabajo, “La inmigración española en Cuba como fuerza de trabajo,1800-1933, de la investigadora Coralia Alonso Valdés(Archivo nacional de Cuba)”(7), se fundamenta que “Las corrientes migratorias entre el conjunto de las provincias de España y Cuba, iniciadas con posterioridad al descubrimiento, cobraron particular incremento en el Siglo XIX, ante las necesidades de fuerza de trabajo surgidas con el auge económico de la colonia y el afán de algunos miembros de los sectores dominantes de equilibrar el número de habitantes de procedencia africana y europea. En este sentido, el miedo a la repetición a los sucesos de Haití desempeñó un importante papel en las primeras décadas del siglo. Después, la urgencia de sustituir la mano de obra esclava por libre asalariada, incide en la necesidad de traer inmigrantes españoles a la Isla”.

En este mismo trabajo se alude a las contratas de españoles entre 1845 y 1846, pertenecientes a varias provincias. Viajaron a La Habana 1208 personas; de ellas 934 eran hombres(77,3%) y 274 mujeres(22,7%), destacando la presencia femenina en un poco más de la quinta parte.

Así el transporte de inmigrantes procedentes de España constituyó un rentable negocio para algunos porque pagar el precio del pasaje implicaba para muchos la deuda personal o familiar, o caer en la firma de contratos usurarios mediante los que quedaban atrapados durante años hasta cumplir el plazo establecido o pagar el dinero recibido, situación de semiesclavitud temporal en la que muchos perdieron la vida debido al excesivo trabajo, la deficiente alimentación y los rigores del clima. Por estos motivos son frecuentes las deserciones y en otros casos aparece la presencia de la mujer en la prostitución al encontrarse sin la posibilidad de otro trabajo.

Aquí las autoridades españolas dejaron abandonadas a estos inmigrantes que caían en diversas redes de explotación.

Ya se oyen voces de denuncia en esa época desde España, particularmente desde Canarias, seguidos de gallegos y campesinos castellanos. Así se crean asociaciones como la Asociación Canaria de Beneficencia y Protección Agrícola fundada en La Habana en 1872 para defender sus derechos, ya que el gobierno español deja a su suerte a los inmigrantes.

 Los investigadores recuerdan que “un observador de la época informa que la prostitución pública estaba constituida por una clase de mujeres blancas inmigrantes, arrojadas aquí como desechos de los puertos de Costa firme, Repúblicas americanas y Canarias….y mujeres de color acomodadas por los amos….”

En torno a 1878 reflejan que “Capel describe a otras mujeres mayores, casi siempre españolas, que pululaban en torno a este oficio y que eran las llamadas alcahuetas, destinadas a captar la atención de jóvenes entre 13 y 16 años que andaban por las calles y a las que se les ofrecía alojamiento inmediato en casas, pensiones y residencias que eran prostíbulos o lugares de trata encubiertos”.(8) Lo que dicho en chipionero, estas alcahuetas españolas eran mucho más putas que las autóctonas.

Tráfico de mujeres canarias:

El tráfico de mujeres canarias resultó un lucrativo negocio, pues muchas fueron engañadas por las compañías de embarque con falsas expectativas laborales. También en ocasiones ante la falta de trabajo la mujer isleña de forma voluntaria trabajaba como prostituta, aunque las más de las veces era sin su consentimiento. Muchas de ellas vendidas como esclavas subastadas como mercancía y destinadas a los prostíbulos de Cuba. La explotación de mujeres canarias como prostitutas en Cuba se podría considerar un sector de ocupación fundamental en el siglo XIX  y primeras décadas del XX. Así en 1855 estaban registradas en la Habana 200 casas de prostitución con un total de 651 meretrices, el 90% de color, extranjeras, peninsulares y canarias, como así lo afirma el  historiador Hugh Thomas (9). En 1899 el 80% de las prostitutas eran cubanas y el 50% de éstas eran menores de 20 años. A finales del siglo  abandonaron sus antiguas calles de Habana y Teniente Rey para extenderse por toda la ciudad, especialmente por Amistad, Neptuno y San Miguel. También la prensa(10) versificaba ese fenómeno:

"Y casi todas las casas

de pupilas: La Francesa,

la Asturiana de Aguacate,

la Curra de Compostela,

la Catalana de Sol,

Filomena La Gallega, que vivía en Obrapía

y se mudó a la Chorrera

De lo que se deduce que al menos las madame de esas casas de citas eran españolas


La negación de la evidencia:
EL historiador Julio César González Pagés ofreció el 28 de octubre de 2011 en la Federación de Asociaciones Asturianas de La Habana  la conferencia titulada “Emigración de mujeres españolas en Cuba”: ¿el fin de la travesía?. Autor también del libro Emigración de mujeres gallegas a Cuba, González habló de las discriminaciones que sufrieron las mujeres. Según refleja la crónica de Yonier Angulo(11), un punto polémico fue el tema de la prostitución de las mujeres españolas durante la emigración en las tres primeras décadas del siglo XX. Algunos residentes españoles en Cuba presentes en la conferencia negaron el fenómeno a pesar de las estadísticas tomadas de los archivos policiales y de la obra La delincuencia femenina en Cuba(1928) de Israel Castellanos. En el que se resalta que “fueron las mujeres gallegas las más vulnerables a este negocio auspiciado por mafias y redes familiares….”

A modo de conclusión:
Con este trabajo de investigación no se pretender señalar a nadie ni meter el dedo acusador en ojo de otro. Simplemente llamar la atención sobre un fenómeno social que se da en todos los lugares del mundo bajo diversos ropajes y fundamentar que no es exclusivo de una parte de la geografía terrestre. El vino de Rioja sólo se produce allí o en la Alavesa pero la prostitución tiene su caldo de cultivo acá y acullá por lo que no se le debe ni puede atribuir a nadie la exclusividad ni hacer chistes fáciles sobre ello.

Fuentes para la elaboración de este trabajo:

-Elaboración propia y las siguientes citas que a continuación se reseñan.

(1) Circula por ahí un chiste fácil y lacerante en el que un compadre le dice a otro:

-Estuve  de vacaciones a Cuba

-¿Con quien fuiste?

-Con mi mujer

- Joder, macho, ¿tú cuando vas a La Rioja te llevas el vino?

Contra ese chiste fácil podría salir este otro no menos fácil. Unos compadres que van en España de puticlub en puticlub. En estos lugares sólo aciertan a ver putas extranjeras, por lo que uno le pregunta al otro:

-¿Compadre, dónde estarán las putas españolas?

-En sus casas con sus maridos

(2)(Cultural de El País 18/05/2012).

(3)(Tomado de Habana Babilonia de Amir Valle)

(4) (Historia de Iberia Vieja nº 85)

(5)(pág9 sábado 11 de julio de 1914)

(6) (Universidad de Cádiz), titulado “La prostitución en La Habana en los primeros años del Siglo XX”(Trocadero 2000-01)

(7) “La inmigración española en Cuba como fuerza de trabajo,1800-1933, de la investigadora Coralia Alonso Valdés(Archivo nacional de Cuba)

(8)Vida y muerte de la mulata, crónica ilustrada de la prostitución en la Cuba del XIX( Juan Andreo García, Universidad de Murcia y Alberto José Gullón Abao, Universidad de Cádiz. Consejo Superior de Investigaciones Científicas )

(9)(Teresa Glez Pérez, catedrática Universidad de La Laguna, publicado en La Opinión el 19/05/2002)

(10)Revista de Indias, 1998, vol. LVIII, núm. 212

EL 98 EN LA HABANA:

SOCIEDAD Y VIDA COTIDIANA

POR MARÍA DEL CARMEN BARCIA ZEQUEIRA

Facultad de Filosofía e Historia, Universidad de la Habana

(11)(feminismocuba.blospot.com)

 

viernes, 16 de agosto de 2013

Entrevista a Fernando Orgambides.-


 

“La corrupción de la clase política nos está dejando completamente desmoralizados”

“En el 23F había mucha más gente metida de los que tiran la piedra y esconden la mano”

“El Rey se dirigió  a España la noche del 23F en vaqueros”

El veterano periodista Fernando Orgambides anda estos días en la promoción de su libro “Memoria transitada”. Tras una dilatada trayectoria periodística, cuarenta años de profesión, la vida cambia y se marca como objetivo saltar a la literatura. Confiesa que lo que sabe hacer  es la crónica periodística, “hacer una novela es un mundo muy serio y antes de dar ese salto en el vacío, lo que he querido es abundar en el tema de la crónica. En vez de hacer crónica periodística estoy haciendo crónica literaria. No hay traspaso inmediato del periodismo a la literatura, lleva su tiempo. Llevo dos volúmenes de una trilogía “Crónicas consulares”. En esta segunda entrega selecciono 25 crónicas de diferentes partes del mundo. Cada una es una experiencia distinta y variopinta”.

Ha viajado lo que nadie se puede imaginar y lo va a seguir haciendo si la Virgen de Regla le da fuerzas porque es su vida. “Mi vida es un ir y venir, yo soy un viajero de ida y vuelta.  Mi casa más que una casa es un apeadero donde bajo y subo y me desplazo. Mi vida está en el tránsito, en el camino y de hecho este título es “Memoria transitada”, el primero es “Viento de palabra” y el tercero es esta trilogía a presentar en enero se va a llamar “Pretexto compartido”.

Los beneficios de autor de la obra van destinados a una fundación de huérfanos del periodismo. Afirma que no hace literatura con fines comerciales sino por puro placer después de 40 años por eso se destina a la Fundación Luca de Tena que data de 1933 y desde entonces socorre y asiste a familias de empleados de prensa y de periodistas cuyo cabeza de familia haya desaparecido o la familia se encuentre en situación de vulnerabilidad.  

Aunque para  Orgambides en estos días su principal objetivo es promocionar su libro, no puso objeción alguna a que le preguntáramos sobre su trabajo periodístico y literario

 Ha terminado también de escribir una biografía de Manuel Rodríguez Piñero, diputado republicano con la editorial Quórum de Cádiz.

-         La historia me apasiona y al margen de la crónica literaria pues tengo ya terminado mi primer libro de biografías. Lo elegí a él porque en la historia de la provincia de Cádiz no está bien contado lo que fue el movimiento republicano entre La Gloriosa cuando se destronó a Isabel Segunda hasta la II República. En ese periodo aparece la figura de Manuel Rodríguez Piñero. Es curioso porque la Marina de Guerra que todo el mundo piensa que es conservadora, era lo más republicana que había entre otras cosas porque fue el almirante Topete el que dio el grito de La Gloriosa junto a Prim en la Bahía de Cádiz.  Hay un movimiento republicano secular en torno a Castelar y una serie de políticos vinculados que me hizo pensar en este personaje porque no está en los grandes tratados, se hablaba del partido liberal de Sagasta y del conservador de Cánovas pero no se hablaba de esa minoría republicana. Este hombre se presentó a ocho elecciones, le hicieron la vida imposible, su máximo contrincante era Carranza. En aquel momento se compraban los votos y no ganaba hasta que se presentó por el distrito de Algeciras y salió, estuvo tres meses de diputado hasta que llegó Primo de Rivera con el golpe pero por lo menos tuvo el sabor de sentarse en el escaño.

-          Tras treinta años en el grupo Prisa y después de haber vivido una etapa histórica tan importante como la de La Transición, a día de hoy qué es lo que queda de ella-

-         Pues yo hace unos cuantos años y sobre todo cuando vivía en Méjico La Transición era para mí un leitmotiv porque a donde iba me preguntaban, los mejicanos decían que había sido magnífico ese proceso y querían aprender y en otros sitios igual y hasta hace unos años La Transición ha sido para mí básico pero yo estoy ahora muy apenado porque fue el momento más hermoso que hemos tenido de la democracia porque nos pusimos todo de acuerdo y cedimos de un lado y otro construyendo un espacio común cada uno con sus peculiaridades. Fue una España diferente, fresca, nueva, moderna, joven, pero se está cuestionando mucho esto ahora y es una pena.

Hay dos temas terribles, uno que le memoria histórica se ha perdido o que las generaciones como nosotros no hemos sabido trasmitir a las nuevas lo que fue La Transición para que ellos sigan defendiéndola y el gran problema de la corrupción que afecta a la clase política, a una parte, de este país y que nos están dejando completamente desmoralizados porque este es un país trabajador, un país que trabaja en el que la gente se viene a Chipiona después de estar trabajando durante todo el año para después pasar su quince diitas junto al mar, que guarda dinerito para hacer la primera comunión de su hijo pero trabajando duro para que vengan unos sinvergüenzas y se lo lleven, sinvergüenzas de todos los sentidos, esto de los ERES de la Junta de Andalucía es impresentable porque yo creo que un socialista es el primero que tiene que dar un ejemplo y lo que han hecho ahí es terrible, yo felicito a la jueza Alaya y le advierto a la clase política de la Junta de Andalucía que sea más humilde y reconozca las cosas. Esto ha ocurrido y hay que pagarlo y evidentemente el otro tema de Bárcenas y el Partido Popular es algo ya que carcome, es tirar ceniza en un espacio bonito y blanco como el que se había conseguido en La Transición y desgraciadamente tenemos esos temas al día.

 Ahora nos quieren quitar la atención sobre ese tema que nos tiene a todos preocupados, con este tema de la flota de la Royal Navy que venía a hacer unas maniobras ya declaradas             que el propio ministro  de Defensa lo ha reconocido y se ha montado aquí un revuelo porque va a pasar el portaviones, encima no puede entrar en Gibraltar y va a estar en Rota, se ha montado todo esto para que todos estemos pendientes del Gibraltar español. Gibraltar existe y es un contencioso que tarde o temprano habrá de arreglarse pero lo que no se ha arreglado nunca es el problema del Campo de Gibraltar donde hay un índice de paro tremendo y afortunadamente mucha gente de La línea, de San Roque, de Algeciras pasa todos los días a Verja para trabajar allí y traer un jornal a su casa.

-         Un apunte más sobre la transición,  la verdad del 23-f, usted como lo vivió.

-         Yo viví  el 23F muy cerca, no estaba en el Congreso pero me incorporé de inmediato a los alrededores cuando se estaban montando los primeros cordones golpistas y de hecho había tanto caos porque había Guardias civiles que venían del Parque automovilístico, no era una unidad formada sino reclutada sobre la marcha. Yo creo que en el 23F hay una parte desconocida que no sé si algún día saldrá, desde luego los historiadores que han investigado no. El papel del Rey, pues yo quiero confiar y quiero pensar que el Rey obró bien, quizás se cuestiona que actuó tarde pero había que ver cómo eran las circunstancias. Lo único que te puedo decir es que yo conocí de mi época de corresponsal en Rabat al teniente general Jerónimo Palacín que era entonces coronel agregado de Defensa en Marruecos y el día del 23F era el ayudante que acompañaba al Rey en todo esto y él me aseguró que el monarca estaba tranquilo lo que pasa que todo tiene su tiempo y para darte un prueba fehaciente de que todo estaba normalizado, Juan Carlos estaba con unos pantalones vaqueros y cuando llegó Iñaki Gabilondo con las cámaras para filmarle pues se puso la guerrera pero mantuvo sus pantalones vaqueros.

Creo que estaba seguro que la situación se resolvía y así fue. Yo ya conocía a Tejero y a Inestrillas de otra opereta que montaron antes, de la Operación Galaxia, y eso no iba a ir a ninguna parte. Quizás cuando Milans del Bosch sacó las tropas a la calle eso tomó cierta seriedad como posibilidad que el golpe pudiera fructificar pero cuando la retiró por orden del Rey pues entonces volvió la opereta tuvimos ahí prácticamente toda una noche hasta el alba viendo un espectáculo tremendo, el más triste de todos, vimos como unos guardias civiles desalojaban el Congreso desde unas ventanas. Ver a un guardia civil saltando por una ventana como si fuera el delincuente que ellos van a apresar, eso fue muy triste y muy feo, dieron una imagen muy desastrosa de España y desde entonces hasta ahora con Bárcenas y el propio Rey no ha vuelto la opereta de nuevo. Pero los españoles no somos así, eso de la ópera bufa es una cosa más italiana, nosotros somos del Tenorio, somos Zorrilla, Cervantes, otras cosas, pero no me calientes mucho que con este levante voy a empezar a decir barbaridades prefiero hablar de literatura, de mi libro y de Chipiona.

-         ¿No resultó curioso y significativo que sólo un civil, Juan García Carrés, fuese detenido por su implicación en el golpe?

-         Había muchísima más gente lo que pasa que la gente de cuello blanco y corbata saben zafarse y quitarse rápidamente de en medio y ahí habría clase empresarial, funcionariado, de todo, lo que pasa es que hay gente que tira la piedra y esconde la mano y esa noche en el hotel Palace había mucha gente, no voy a decir nombres porque es gente que ni siquiera fue llamado, procesado judicialmente pero había mucha gente que aparecía por allí y estaba buscando un hueco, eso ocurre siempre, el oportunismo y después los que están detrás y nunca dan la cara. Yo saqué un nombre y se querelló contra el periódico luego el juez sobreseyó la causa, di el nombre de una persona ya fallecido pero fue un alto cargo institucional en la época de Carlos Arias Navarro que andaba por allí merodeando y hablando al oído con unos y otro.



-         De su periplo como periodista en Hispanoamérica, norte de África, me resulta curioso la historia de su expulsión de Cuba, ¿que le ocurrió?

-         Pues yo en Cuba contar la verdad, no la verdad de Fidel sino la verdad la que creo yo ocurría allí. Entonces no hay que ahondar mucho en lo que ha sido Cuba en los últimos años, aunque la revolución trajo cosas muy buenas, para poner en evidencia que aquello es un régimen sin libertades, era un régimen donde se primaba más a un turista que tenía acceso libre a la heladería Coppelia mientras largas filas de habaneros tenían que esperar casi una hora para tomarse una bolita de helado. La libertad de expresión de las personas y libre movilidad eso es básico. El régimen ha evolucionado pero no deja de ser una dictadura.

-         Hablemos de su trayectoria en el Diario de Cádiz.

-         Es una gran escuela con más de cien años de historia que ha dado grandes periodistas y mantiene vivo ese espíritu de periodismo decimonónico y cercano y que afortunadamente ha sido mi primera escuela

-         Su paso por el Correo

-         Sí para mí fue un honor ser director del decano de la prensa de Sevilla y modernizamos el periódico, pusimos nerviosos a la competencia, llenamos el periódico de cercanía, sevillanía, cambiamos el concepto de contar la feria, la semana santa, se mantiene en la línea.

-         Me interesa saber sobre su experiencia docente

-         En estas dos universidades y una tercera que viene soy profesor invitado, entonces tengo un ciclo de veinte días en cada universidad, entonces en una lo que explico son relaciones internacionales, soy master de relaciones internacionales que obtuve en Bonn en Alemania y en la otra historia sobre todo historia de España y la transición vista desde el periodismo. Dos ciudades muy distantes Córdoba en Veracruz y Monterrey.

-         ¿Habla usted ahí de personajes de la transición como Adolfo Suárez?

-         Por supuesto, la figura de Adolfo Suárez es básica es el hombre que hizo la transición ,es el hombre, luego puede que hubiera otros, el hombre, fue el que dirigió ese tránsito y de hecho es el que  duerme en silencio con el alzhemuier que tiene y es una figura importantísima y yo cada vez que puedo realzo esa figura para que no se olvide. Felipe González también fue un importante político y gracias a su generosidad, igual que la de Santiago Carrillo, se pudo hacer la transición, igual que cedió la derecha a través de Adolfo Suarez.

-         De los hechos que ha cubierto como periodista cuál de ellos le ha impactado más?

-         A mí me impactó mucho el día que bombardearon  el cuartel general de la OLP en Túnez. Yasir Arafat había salido a hacer footing y los aviones israelíes exactamente bombardearon la casa y la destruyeron ahí murió su jefe de seguridad ,su escolta, fue terrible y él se salvó porque estaba como a dos kilómetros y vio el bombardeo de su casa y esa noche de madrugada me llevaron a una cita secreta con él y para mí fue muy emocionante ver a un hombre que estaba rebosante de alegría porque había nacido otra vez y lo tengo muy grabado y tengo una fotografía del encuentro que la hizo su fotógrafo personal del que me hice muy amigo y que desgraciadamente murió años después de un cáncer y que siempre que necesitaba algo de la OLP me lo conseguía porque iba junto a la seguridad

-         Llegó usted a coincidir con Adolfo Suárez en su visita a Cuba?

-         Sí, yo hice la visita de Suarez. Fue un cosa increíble porque Suárez en ese momento apostaba por un movimiento internacional intermedio que se llamaba los No Alineados donde estaba Cuba, entonces esta apuesta frente a la OTAN y el Pacto de Varsovia, donde evidentemente no íbamos a ir pero sí a la Otan, La OTAN la trajo EL PSOE, no la UCD. Entonces le hizo una visita de estado impresionante, todavía se me pone los vellos de punta, porque estaban el cardenal de la Habana y se formó una calle desde el aeropuerto hasta la Habana con los niños de colegios con banderas de España, fue una visita impresionante y entonces estuvimos allí como tres o cuatro días disfrutando mucho. Yo me acuerdo que estaba con Pepe Colchero que era entonces corresponsal del Ya y la agencia Logos y nos encontramos con Fidel Castro y Colchero le dijo Comandante me han dicho que su pistola es española, se la sacó y se la puso a Pepe Colchero en la mano, Pepe me la pasó a mí y efectivamente era una Star de una fábrica de armamento del país vasco, de Marquina

-         Se cuenta que en aquellos días se le preguntó a Castro por las futuras relaciones con España a partir de ese momento y que dijo que querían al menos que fueran como habían sido con Franco….

-         Sí, la verdad es que increíblemente Franco mantuvo una relación tremenda. Yo le he dado muchas veces vueltas a la cabeza y digo esto que es. Yo creo que eso debe de formar parte del espíritu gallego. Estoy convencido porque luego apareció también por allí Fraga y Eduardo Barreiros., que era el gran patrón de la automoción del franquismo terminó haciendo motores de agua en Cuba. Amigo mío, que intentó por todos los medios que no me expulsaran, yo luego volví a Cuba  Castro se enteró y me dijo que lo acompañara pero le dije que venía como turista, estaba con mi amigo Juan Diego el actor. Pero Fraga, yo he visto a Fraga llorar de sentimiento al lado de Fidel Castro. Eduardo Barreiros allí viviendo, Castro acogiéndolo porque era inconcebible que no tuviéramos relaciones con México y otros países y si con CUBA y más con el gran problema que le había originado la revolución cubana a muchas familias españolas con la expropiación de bienes. Franco y Fidel tenían una confianza mutua, de hecho el Che vino a España y se alojó en Madrid en hotel Plaza en pleno franquismo. Esto es una cosa que solo la entienden los gallegos entre ellos.

PD: EXTRACTO DE LA ENTREVISTA REALIZADA A FERNANDO ORGAMBIDES EL PASADO 12 DE AGOSTO PARA RADIOTELEVISIÓN CHIPIONA

 

 Breve reseña del autor.-

Fernando Orgambides perteneció durante 30 años al Grupo Prisa, en su mayor parte al diario El País, donde ejerció como redactor de su sección política en la Transición y años más tarde como corresponsal en el Norte de África, con sede en Rabat, y en América Latina, con residencia en Ciudad de México. Con anterioridad trabajó en Diario de Cádiz, la edición sevillana de ABC y el vespertino madrileño Informaciones. Ha sido también director de la Cadena Ser en Valencia y de El Correo de Andalucía en Sevilla. Es directivo del Club Internacional de Prensa y socio fundador de la sección española de la Asociación de Periodistas Europeos. En los dos últimos años está volcado en su creación literaria y en actividades temporales de docencia en la Universidad Veracruzana y el Sistema Tecnológico de Monterrey, ambas en México.